Javier Guerra: ¨Lo importante es disfrutar de un deporte como es el fútbol¨

17 junio, 2020

Estrenamos una serie de entrevistas con exjugadores que han pasado por nuestro club a lo largo de estos 41 años de nuestra historia.

Muchos desconocen que durante casi siete temporadas, nuestro deportista segoviano más importante del momento, Javier Guerra, defendió los colores de nuestro club, primero como portero y luego de lateral e interior derecho. Con él iniciamos esta serie de conversaciones en torno al C.D. Quintanar y el fútbol.

 

¿Cuáles son esos primeros recuerdos en el C.D. Quintanar?

Son de cuando tenía siete o ochos años que jugábamos en el pabellón Pedro Delgado, con todos los amigos de clase del colegio Hermanos Maristas, como Iván Melero o Iván Gilmartín, que formamos un equipo en categoría benjamín. Éramos un gran equipo y ahí jugaba de portero. De pequeño me gustaba mucho todo el tema de la portería, ser portero, sí que es cierto que la altura no me acompañaba, ya que era muy pequeño. De esos partidos en el Pedro Delgado, enfrentándonos al Unami contra mi amigo Javier Bermejo, tengo recuerdos muy bonitos porque lo pasaba muy bien.

¿Cómo fue para elegir apuntarse al C.D. Quintanar?

Fue a raíz del colegio, porque éramos un grupo de amigos amplio y yo creo que se apuntó uno y ahí fuimos todos. Al final te guías un poco por las amistades y ese fue el motivo por el que aposté por el C.D. Quintanar. Los Maristas no tenían entonces equipo de fútbol, así que allí fuimos.

¿Cuántas temporadas estuvo jugando en las filas del C.D. Quintanar?

Yo creo que estuve hasta fútbol 11 de categoría infantil. Jugué en el Mariano Chocolate cuando era todavía de tierra, hasta que mi entrenador de atletismo, Isaac Sastre, me dijo que tenía que decantarme por un deporte u otro. Creo que tendría doce o trece años cuando dejé el fútbol por el atletismo.

¿Cuál es el mejor recuerdo que guarda de aquellos años?

Sobre todo, el ambiente que teníamos, lo bien que lo pasábamos, los viajes que hacíamos viajando algún campeonato fuera de la provincia, incluso cuando jugábamos en el campo de hierba natural en Carbonero El Mayor o en La Granja de San Ildefonso… Y entrenadores como Darío y Gustavo, en infantiles, que hicimos una gran piña. En la categoría de fútbol siete, cuando jugábamos en los campos en lo que ahora es el Carlos Melero, había un pique sano con los otros equipos. Eso son los grandes recuerdos, el gran ambiente que teníamos tanto en el previo, como en el partido, como después de jugar.

¿Qué aprendió en esa época dentro de la disciplina del C.D. Quintanar?

Sobre todo a jugar en equipo, porque es un deporte colectivo. Es verdad que yo también corría ya aparte, compaginaba un poco el fútbol con el atletismo, no entrenaba mucho las carreras pero a las competiciones ya iba. Cuando entrenaba con el Quintanar entrenaba el deporte colectivo, al final de lo que se trata es de tener buen ambiente, que el equipo funcione, el saber estar más arriba o más abajo en la clasificación, saber estar en el banquillo o no jugar ningún rato durante dos o tres partidos. Saber asimilar todo eso, y esa vena competitiva, y saber ganar y perder, porque al principio en el Quintanar B perdíamos muchos partidos.

¿Le ha servido esas enseñanzas luego en su trayectoria en el atletismo?    

Seguro que si. De todo se aprende y sobre todo en la infancia. A esa edad, con siete u ocho años, en los que creces como persona, y en este caso como deportista, te sirve para aprender y mejorar.

¿Empezó jugando de portero y acabó jugando de lateral?

Empecé de portero en fútbol sala y luego pasamos a fútbol siete, que jugábamos en el Carlos Melero, y luego cuando empezamos a jugar en el Mariano Chocolate…, ahí ya veía las porterías muy grandes, y ahí me ví que dí todo lo mejor como portero y  empecé a jugar de lateral e interior, no se me daba del todo mal correr por la banda para delante y para atrás, me defendía. Jugaría de portero tres o cuatro años, y unos tres de lateral.

Foto: Juan Martín

¿Qué partido no olvidará?

Recuerdo una final de fútbol sala frente al Unami, que perdimos en el Pedro Delgado, porque recuerdo que había mucho bullicio de los padres en las gradas, yo jugué un rato y nos llevamos un disgusto grande, ya que estuvo muy igualado. Y luego recuerdo otro partido de liga frente al Unami, que jugaba de portero y tuve un día espectacular, paraba todo. Incluso mi amigo Javier Bermejo lo tiene grabado, que hizo una chilena desde un córner, y ahí hice una palomita, un paradón. Una actuación que decía… ¡madre de Dios! Posiblemente me quede con esos dos partidos, tengo la imagen de la derrota, de estar fastidiados y tristes, y luego la del día ese brillante, de esos días que estas tocado por la varita.

¿Qué es lo que más le gustaba del C.D. Quintanar?

Cómo nos atendían, el buen servicio hacía los jugadores. Estábamos muy bien equipados, en los viajes estábamos muy bien atendidos y nos sentíamos muy respaldados. Y también tenían grandes profesionales como entrenadores, había grandes entrenadores.

¿Qué mensaje lanzaría a todos los niños que están en estos momentos están jugando en el C.D. Quintanar?

Sobre todo que disfruten de la etapa, de la convivencia, todo lo que se aprende a jugar en equipo, que lo importante es pasárselo bien, lo importante no es ganar, sino disfrutar. Son etapas muy bonitas que te enseñan valores como el sacrificio, el esfuerzo, la humildad, el compañerismo… Que se queden sobre todo con eso, que si se gana mejor, pero lo importante es disfrutar de un deporte como es el fútbol.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PERIOCENTRUM

PERIOCENTRUM

VENTA MAGULLO

CANAL YOUTUBE

Traducir
PATROCINADORES
close slider

NUESTROS PATROCINADORES